[Ir al contenido]

¿Qué es la diálisis?


¿Qué es la diálisis?

¿Has nadado alguna vez en una piscina? Chapoteando como un pulpo en esa genial y clara agua, flotando como un nenúfar, nadando como un tiburón. Pero imagínate que esa agua no fuera tan clara o limpia. ¿Qué pasaría si estuviera llena de hojas y cabellos y de bichos ahogados y otras cosas? ¡Puaj! Seguro que serías un tiburón infeliz.

Si eres como la mayoría de la gente, no te gustaría dejar que esa piscina en la que te encanta nadar se ensuciara tanto. Antes de zambullirte, buscarías un rastrillo- una especie de espumadera para el agua -y quitarías todas las cosas asquerosas que no pertenecen a la piscina y las botarías allí donde pertenecen: la basura.

Lo riñones y lo que hacen

Bueno, eso es más o menos lo que hacen por ti tus riñones. Cuando se acumulan en la sangre los desechos que sobran de descomponer los alimentos y de las demás actividades de tu organismo, tus riñones actúan como una espumadera y filtran los desechos de tu sangre. Luego, mezclan los desechos con algo de agua (eso es lo que es la orina-desechos corporales mezclados con agua) y la mandan a tu cubo de la basura personal -tu vejiga- la cual vacías cuando vas a hacer pipí al baño.

Tus riñones, sin embargo, no se parecen mucho a una espumadera. En realidad, se parecen a dos habichuelas del tamaño de un puño. Y no se almacenan en el cobertizo -se encuentran dentro de tu cuerpo, debajo de las costillas y hacia la espalda.

¿Qué es la diálisis?

Cuando los riñones no cumplen su función, su propietario tiene lo que se denomina trastorno renal crónico. A la larga, puede que se considere que esos riñones fallan. Pero pueden recibir ayuda de algo llamado diálisis. Muy parecido al sistema de filtrado que tiene una piscina, la diálisis le da un respiro a tus riñones al filtrar por ellos los desechos.

¿Cómo funciona? Existen dos tipos. El primer tipo de diálisis, llamado hemodiálisis emplea un aparato de filtrado para quitar los desechos y los líquidos adicionales de tu sangre. En el segundo tipo, llamado diálisis peritoneal, ¡el filtrado lo realiza en realidad el revestimiento de tu propio abdomen!

¿Quién la necesita?

La necesidad de diálisis no es común en los niños menores de 19 años -sólo 14 de cada 1 millón de niños (con enfermedades renales) la necesitan, según el Dr. Bradley Warady, un médico del riñón para niños de Kansas.

"Pero si el funcionamiento del riñón de un niño es tan malo que el niño tiene poca energía, pasa un mal rato en la escuela, vomita, o adelgaza, entonces la diálisis le hará sentir mejor," afirma el Dr. Warady.

¿Cómo funciona un aparato de diálisis?

Con la hemodiálisis, tu sangre va a través de unos tubos hasta un aparato -llamado dializador- que extrae los líquidos excesivos y los desechos. Una vez que tu sangre está limpia, el aparato te la envía de vuelta a través de otro conjunto de tubos. Normalmente este proceso dura unas 4 horas y tiene que hacerse 3 veces por semana.

Existen dos clases de diálisis peritoneal que utilizan un aparato. La diálisis cíclica continua utiliza un aparato para colocar una solución limpiadora llamada líquido dializador en tu barriga, normalmente de tres a cinco veces cada noche y una vez durante el día. A medida que tu sangre fluye de forma natural por vasos de tu barriga el líquido dializador en tu barriga limpia y reequilibra las sustancias químicas de la sangre. Después de unas 4 horas, el aparato drena el líquido dializador de tu barriga.

La diálisis intermitente nocturna funciona del mismo modo, pero las horas son distintas. Se toma el día libre y funciona seis o más veces por la noche mientras duermes. El Dr. Warady dice que la mayoría de los niños eligen este método.

¿Cómo es el tratamiento con diálisis?

Algunos niños pueden dormir durante toda la diálisis. Para otros puede ser bastante incómodo y una auténtica molestia. De cualquier forma, los resultados de la diálisis suelen ser buenos. Después, los niveles de líquidos en el cuerpo están equilibrados y desaparecen los desechos.

Naturalmente, cuando esto sucede rápidamente -como en el caso de la hemodiálisis-podrías sentirte un poco raro al principio. Esto es porque el peso de tu cuerpo cambia en tan sólo unas horas, a diferencia de la diálisis peritoneal, que funciona de manera más lenta y continua.

Otras opciones

El Dr. Warady afirma que sólo un pequeño número de niños con trastornos renales crónico necesita recibir un nuevo riñón de otra persona -esto se llama trasplante. Puesto que los niños son fuertes y jóvenes, muchos de los que tienen un riñón débil o trastornos crónicos de riñón pueden estar bien después de un trasplante y no necesitar más diálisis.

A medida que mejora la tecnología, los aparatos de diálisis son más pequeños y el proceso es cada vez más fácil. El Dr. Warady recuerda a los niños que necesitan diálisis que deben ser valientes. "Con la ayuda de tu familia y del médico, puedes pasar esto. Tan sólo recuerda que la diálisis no es quien eres, es sólo una parte de tu vida".