[Ir al contenido]

Cómo cuidar de tu cuerpo: respuestas para niños con autismo


¿Por qué necesito cuidar de mi cuerpo?

Aprender a cuidar de tu propio cuerpo es una parte importante de tu proceso de crecimiento. A medida de que te vayas haciendo mayor, tu cuerpo irá cambiando conforme te vayas transformando de niño a hombre. Esto recibe el nombre de pubertad. Durante la pubertad, desarrollarás:

  • una piel y un pelo más grasos
  • vello en la cara (sobre en el labio superior, las mejillas, la barbilla y el cuello), las axilas (bajo la unión de los brazos con el tronco), las piernas y las partes íntimas (las partes del cuerpo que te cubre la ropa interior)
  • sudor de olor desagradable, sobre todo en las axilas
  • una voz más grave
  • erecciones, eyaculaciones y sueños húmedos. Una erección es cuando el pene se te pone más grande y más duro. Cuando te sale un líquido pegajoso del pene, se llama eyaculación. Si eyaculas por la noche mientras duermes, esto recibe el nombre de "sueño húmedo".

Todos estos cambios ocurrirán lentamente. Tendrás que aprender nuevas rutinas para mantenerte limpio y sano.

Illustration: Changes during puberty for boys

¿Qué debería hacer cada día?

Para seguir estando limpio y fresco, deberías hacer lo siguiente:

  • Ponerte ropa interior y de vestir limpia cada día.
  • Lavarte las manos y la cara cada día con agua y jabón. Usar una toalla para secártelas.
  • Ducharte o bañarte tu solo. Cuando te duches o te bañes, te puedes lavar todas las partes del cuerpo y también el pelo.
  • Usar desodorante cada día. Así conseguirás que las axilas te suden menos y que no te huelan mal.
  • Cepillarte los dientes por lo menos dos veces al día, y pasarte el hilo dental cada día. Así evitarás tener mal aliento y caries en los dientes.

¿Y eso de afeitarse?

Cuando te crezca el vello en la cara, es posible que te quieras afeitar. Pregunta a uno de tus papás o a otro adulto de confianza cómo se utiliza una maquinilla de afeitar.

Puede costar un tiempo acostumbrarse a la sensación de afeitarse. Las maquinillas eléctricas son ruidosas y pueden hacer un poco de cosquillas. Hay otras maquinillas de afeitar que están muy afiladas y, con ellas, te puedes cortar si no tienes cuidado. Ten mucho cuidado cuando uses una maquinilla de afeitar.

¿Y si tengo una erección, una eyaculación o un sueño húmedo?

Todos los niños mayores y todos los chicos tienen erecciones, eyaculaciones y sueños húmedos. Son completamente normales y forman parte del proceso de crecimiento.

Si te despiertas por la mañana y tienes la ropa interior y las sábanas pegajosas, significa que has tenido un sueño húmedo. Quítate el pijama y la ropa interior. Cambia las sábanas. Lávate y ponte ropa interior y de vestir limpias.

¿Qué tipo de ropa interior debería llevar?

Elije unos calzoncillos que te resulten cómodos.

Algunos niños prefieren llevar calzoncillos largos tipo bóxer porque son fáciles de ponérselos y de quitárselos. Otros niños prefieren llevar calzoncillos cortos, porque notan que les sujetan mejor las partes íntimas cuando caminan, corren y saltan.

Prueba diferentes tipos de calzoncillos hasta que encuentres unos que te parezcan cómodos.

¡Parece que hay que aprender un montón de cosas! ¿Cómo me puedo acordar de todo?

Desarrollar y establecer una nueva rutina diaria puede requerir un tiempo para acostumbrarse a ella. He aquí algunas formas divertidas para acordarse bien de todo:

  • Hazte un horario para saber cuándo te tienes que lavar la cara, afeitarte o darte una ducha.
  • Usa una imagen, un diagrama o un listado que te indique los pasos a seguir para lavarte por la mañana.
  • Numera los elementos que debes usar, como: jabón, champú y desodorante, para que sepas qué se usa antes y qué se usa después.

¡Estar preparado!

Está preparado cada día teniendo kits especiales que contengan todos los elementos que necesitas para cuidar de ti mismo. Haz un kit para la rutina de la mañana que contenga jabón, cepillo de dientes, pasta de dientes, enjuague bucal, desodorante y cepillo o peine para el cabello. Puedes tener otro kit con todos los elementos necesarios para afeitarte.

Pide ayuda a tu mamá o a tu papá para que te ayuden a elaborar esos kits. Escoge lo que más te guste. Si no te gusta el olor o el tacto de algunos de los elementos de tus kits, siempre puedes volver al establecimiento donde los compraste para comprar otros que te gusten más. Tienes mucho entre lo que elegir. Escoge lo que más te guste.

Fecha de revisión: diciembre de 2017