[Ir al contenido]

Adenoides y adenoidectomías


Se suele hablar de las adenoides (o vegetaciones) y de las amígdalas al mismo tiempo. Te puedes ver las amígdalas en la parte posterior de la garganta, pero ¿dónde tienes las adenoides? A propósito, ¿qué son las adenoides? Averigüémoslo.

¿Qué son las adenoides?

Las adenoides, también llamadas "vegetaciones", son una masa de tejido ubicada en la parte posterior de la cavidad nasal. Al igual que las amígdalas, las adenoides ayudan a mantener sano tu cuerpo al atrapar las bacterias y los virus nocivos que inhalas o tragas.

Las adenoides desempeñan un papel importante en la lucha contra las infecciones en los bebés y en los niños pequeños. Pero se vuelven menos importantes cuando los niños se hacen mayores y sus cuerpos desarrollan otras formas de luchar contra los gérmenes. Las adenoides se suelen encoger cuando el niño tiene unos cinco años de edad, y a menudo desaparecen casi por completo durante la adolescencia.

¿Qué son unas adenoides inflamadas o hipertróficas?

Puesto que las adenoides atrapan los gérmenes que entran en el cuerpo, a veces el tejido se inflama temporalmente (como si se hinchara) mientras intenta luchar contra una infección. A veces, la inflamación mejora, pero otras veces las adenoides se infectan.

 Illustration

Las adenoides inflamadas o infectadas pueden dificultar la respiración y provocar los siguientes problemas:

  • nariz tapada, que obliga al niño a respirar solo por la boca
  • ronquidos y problemas para dormir bien por la noche
  • inflamación de los ganglios linfáticos del cuello
  • problemas de oído

Si tienes cualquiera de estos problemas, díselo a uno de tus padres para que te lleve al médico.

¿Qué hará el médico?

En la consulta, el médico te preguntará qué sientes en los oídos, la nariz y la garganta, y luego te explorará esas partes del cuerpo. También te palpará el cuello cerca de la mandíbula.

Para conocer el tamaño de tus adenoides, es posible que tu médico te pida una radiografía o que te observe la nariz por dentro con un diminuto telescopio. Si el médico comprueba que tienes las adenoides infectadas, es posible que te recete un antibiótico (un medicamento que se utiliza para luchar contra los gérmenes).

Cuándo se extraen las adenoides

A veces los médicos recomiendan extraer las adenoides cuando la medicación no surte efecto o si estos órganos están enfermando mucho al niño. Esto supone tener que ir al hospital y someterse a una operación llamada adenoidectomía.

A veces, las amígdalas y las adenoides se extraen al mismo tiempo. Esto significa que un niño se somete a una amigdalectomía y a una adenoidectomía. Son dos operaciones bastante frecuentes en los niños.

Durante estas operaciones, a los niños les administran una medicación especial (anestesia) que les hace quedarse dormidos. La anestesia garantiza que no experimenten ningún dolor durante la operación. La mayoría de los niños pueden volver a casa el mismo día de la operación.

En ninguna de estas operaciones hace falta poner puntos. Las áreas operadas se curan solas. Aunque tardan un poco de tiempo en hacerlo. Después de la operación, al niño le dolerá la garganta y tendrá que seguir una dieta blanda durante varios días.

La mayoría de los niños pueden volver a hacer vida normal al cabo de menos de una semana. ¿Y echan de menos sus adenoides? ¡No! ¡En absoluto! Tu sistema inmunitario tiene muchas otras formas de luchar contra los gérmenes.

Fecha de revisión: enero de 2019